Mi método de archivo digital

7 octubre 2009

Hace unos días leí en el blog de Rapunzell un interesante artículo sobre cómo organiza sus carpetas en el ordenador, inspirada por el método de Gina Trapani [en inglés]. Ella aboga por la máxima simplicidad, reduciendo el número de carpetas y niveles de subcarpetas, evitando luchar frontalmente con Windows a la hora hacer que ciertos programas usen ciertas carpetas para guardar ciertos archivos.

En respuesta a su artículo yo esbocé mi propio método, y pensé que valía la pena dedicarle una explicación un poco más extensa en este artículo, desarrollando algunas ideas adicionales.

NOTA PRELIMINAR: Desde hace muchos años trabajo en empresas multinacionales, y mi trabajo requiere el uso del inglés la mayor parte del tiempo. Por eso, mi sistema está en este idioma, y también los nombres de las carpetas y de casi todos mis archivos (tengo una fijación casi patológica por el orden, la claridad y la homogenidad) 😉

Dicho lo cual, los principios que sigo a la hora de desarrollar mi archivo digital básicamente son estos cuatro:

  1. Utilizar el menor número de carpetas posible. De hecho, mi estructura de carpetas de primer nivel (las que aparecen justo dentro de Mis documentos), no ha variado en los últimos 2 años. Dentro de cada carpeta uso el menor número de subcarpetas posible, siempre manteniendo un equilibrio entre la simplicidad y la organización.
  2. Asignar nombres de carpeta homogéneos. Utilizo el mismo criterio que usa Windows para las carpetas del sistema. La idea es que mis carpetas se mimeticen con las que crea el sistema para la música, las imágenes, los vídeos, etc., mateniendo orden y homogenidad en todo momento. Reconozco que al principio traté de resistirme estableciendo nombres que me parecían más lógicos, pero finalmente desistí. Como dice el viejo proverbio: “si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él”. Después de eso, mi vida fue mucho más sencilla.
  3. Buscar en lugar de clasificar. Por experiencia se que, cuanto más material tienes que clasificar, más inútil es un método de clasificación complejo. Tus criterios pueden cambiar con el volumen de datos y el humor que tengas en cada momento, así que no vale la pena perder tiempo en clasificar. Yo utilizo unas cuántas carpetas para hacer una clasificación muy básica (ver a continuación). Luego, con una herramienta como Windows Search dejo que sea el ordenador el que realice las búsquedas. (Supongo que, como dice Rapunzell, soy del grupo de los “buscadófilos”, y no de los “carpetófilos” 😉 )
  4. Numerar las carpetas cuando es necesario. Especialmente para organizar el material de algunos proyectos, tengo la costumbre de titular las subcarpetas empezando por un número, de forma que queden ordenadas según mis intereses. Por ejemplo, en un proyecto de documentación de procesos internos puedo tener una carpeta “1. Compras”, otra “2. Inversiones”, y otra más “3. Control de activos”, de forma que aparezcan por ese orden, y no por orden alfabético.

Teniendo estos principios en mente, creé las siguientes carpetas:

My Backups (Mis respaldos). Yo realizo respaldos periódicos de todo mi perfil de Windows (más sobre ello en otra ocasión), pero hay ciertos datos que no están en mi perfil, como por ejemplo, la configuración y algunos datos de mi BlackBerry, o el contenido de este blog. Por eso, cada cierto tiempo guardo estos respaldos en la subcarpeta correspondiente, de forma que cuando hago un respaldo de mi perfil de Windows, me llevó también estos respaldos de forma totalmente transparente.

My Inbox (Mi bandeja de entrada). Este es el equivalente digital de mis bandejas de entrada físicas. Aquí va a parar cualquier cosa que entra a mi ordenador, como archivos adjuntos o descargas de Internet. Como sus homónimas de la vida real tengo que procesarlas diariamente, borrando o reubicando el contenido en otras carpetas.

My Junk (Mi basura). Una especie de papelera de reciclaje a la que va a parar cualquier archivo generado para terceros que no quiero eliminar inmediatamente, como por ejemplo, un informe para mi jefe. De vez en cuando hago una revisión del contenido, generalmente por fecha, y elimino lo que creo que ya no voy a necesitar.

My Reference (Mi archivo de referencia). Junto con la siguiente, esta carpeta es un verdadero dinosaurio, tanto por la antigüedad de gran parte de su contenido como por su gigantesco tamaño. Como el nombre indica, aquí guardo todo lo que he ido conservando a lo largo de los años para referencia futura, o simplemente por motivos históricos. Tengo una subcarpeta por cada empleo que he tenido, así como una subcarpeta para archivos personales, otra para la documentación general de referencia (manuales, libros, cursos, etc.), y varias para los distintos proyectos no profesionales que son lo suficientemente complejos como para tener su propia subcarpeta.

My Software (Mi software). Aunque por mi trabajo estoy obligado a trabajar con software propietario como el de Microsoft, soy firme defensor del software libre y de código abierto. Por eso, continuamente estoy descargando y probando todo tipo software, lo que incluye programas, controladores de dispositivo, kits de desarrollo, etc. (de nuevo, más sobre ello en otra ocasión). Esta carpeta contiene todo esto, y es la segunda más grande de mi archivo digital, justo detrás de “My Reference”.

My Work (Mi trabajo). Siendo probablemente la carpeta más importante para mi trabajo diario, es también una de las más pequeñas. En ella tengo una subcarpeta “Personal”, otra con el nombre de mi empresa, y una tercera con el nombre de un pequeño negocio que tengo. Cada una de esas subcarpetas están subdivididas por áreas de responsabilidad, y esa es prácticamente toda la clasificación que hago. A la hora de buscar, le pregunto a Windows Search, y cuando algo ya ha “pasado de moda” simplemente lo comprimo (opcional) y lo muevo a mi archivo de referencia.

Por supuesto, ni que decir tiene, además de estas carpetas también tengo las sempiternas y celebérrimas carpetas para música, imágenes y vídeos de Windows:

My Music (Mi música). Toda mi música en formato MP3, clasificada por autor y álbum, que ordeno y escucho con Windows Media Player, y sincronizo parcialmente con mi BlackBerry gracias a Blackberry Media Sync.

My Pictures (Mis imágenes). Todas mis fotos y material gráfico ordenado por fecha y tema principal. Las carpetas tienen nombres del tipo “0910 – Cumpleaños de Lolo”, es decir, las fotos del cumpleaños de Lolo de octubre de 2009. Esta forma de nombrar las carpetas me permite tenerlas ordenadas cronológicamente de forma automática. Cuando no se trata de un evento, omito el prefijo numérico.

My Videos (Mis vídeos). De forma similar a las fotos, tengo carpetas por fecha y evento. Además, tengo una carpeta “Misc stuff” (Cosas varias) para guardar algunos vídeos o clips que me envían por correo y que vale la pena guardar por uno u otro motivo.

Como último comentario, decir que mi escritorio está completamente limpio, salvo por la papelera de reciclaje y un fondo de escritorio que voy cambiando según mi estado de ánimo y los proyectos que tengo en marcha en cada momento. Lo uso básicamente como herramienta motivacional (en este momento tengo un diagrama GTD descargado de la bitácora de jEsuSdA).

¿Qué cosas cambiarías de mi sistema? ¿Cómo tienes organizadas tus carpetas? Comparte tus ideas en un comentario.

Fotos por El Gachupas

Anuncios

Una respuesta to “Mi método de archivo digital”


  1. […] Organiza un sistema de archivo digital efectivo. Mediante una estructura de carpetas sencilla y un buen programa de búsqueda del tipo […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: